Es cuando quieres hablar pero las palabras no brotan. Cuando te gustaría llorar y las lágrimas simplemente asoman. Quieres quedarte quieta, en un vago intento de que no te vean. Es la espera infinita. El murmullo constante de la humanidad contradictoria. Un esfuerzo infinito por encontrar el Santo Grial, el recto Sendero, la quietud mental. Aquí nos encontramos, buscando sin quererlo una salida o una entrada. Algo verdadero. Auténtico. Vida. Esperanza. Coherencia. Sentido. Equilibrio.